Actor


“Me vi hecho un mocoso como era ya aficionado al teatro en 1913, entrando a los teatros a favor de mi corta edad, confundido entre grupos de espectadores como si fuera familiar de ellos, y ya dentro, en luneta, de pie, a unos cuantos metros del ‘foro’, ver de cerca el mundo maravilloso de las comedias.”

Armando de Maria y Campos

Semblanza

La trayectoria de don Armando en esta modalidad fue breve. Debutó el 30 de enero de 1920 en el Teatro Principal en una función extraordinaria en auxilio de las poblaciones de Veracruz y Puebla asoladas por un meteoro. La obra fue la zarzuela La marcha de Cádiz de Celso Lucio y G. Álvarez con música de Quinito Malverde y R. Estellés. En ella participaron colegas suyos del periodismo como Miguel Castro Padilla, Álvaro Medrano “El pajarito”, Miguel Agustín López “Caballero López”, Ricardo Cabrera “Solfa”, Guillermo Castillo “Júbilo”, Samuel Tinoco, entre otros.

También formó parte del programa integrado por la zarzuela mexicana de fin de año 19-20 de José F. Elizondo, con música de Eduardo Vigil y Robles, y los actos de concierto y número de variedades a cargo de Rosario Soler, Mimí Derba, María Tereza Montoya, Lupe Rivas Cacho, Julio Taboada, Leopoldo Beristáin “El Cuatezón” y otros artistas.

El 17 de marzo de 1922 en el Teatro Principal, actuó en la zarzuela La buena sombra de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero con música de A. Brull con Eugenia Fernández “La negra”, Etelvina Rodríguez y otros periodistas como Santiago Suárez Longoria, Ricardo Cabera “Solfa”, El Caballero López, Álvaro Medrano, Samuel Tinoco, entre muchos más.

Participó activamente en las puestas en escena de Don Juan Tenorio, organizadas anualmente por la Asociación Mexicana de Periodistas y en las que representó, en algunas ocasiones, al personaje principal.